Vendedores externos: esto es lo que pasa si vendemos en Amazon

realidad aumentada software

Hoy os traemos un artículo cargado de veracidad que tiene como único objetivo informar de lo que ocurre en este Marketplace. Amazon es conocida por funcionar de forma magnifica, de tratar muy bien a los clientes y de ofrecer precios casi imbatibles. Sin embargo, hay una verdad oscura detrás de todo ello: esto es lo que pasa si vendemos en Amazon.

Barreras de entrada

Todos los inicios son duros, pero esta plataforma nos ofrece más barreras de lo normal. La primera barrera que encontramos son las estrictas normas que hay que observar en nuestro comportamiento dentro del Marketplace, las cuales son:

  • Quien puede vender.
  • Que puede venderse
  • Como se puede vender.

Todos los vendedores deben recibir feedback de los clientes que les hacen compras, lo que frena la creación de productos: hasta que no haya valoraciones, no se puede crecer.

No obtenemos el dinero hasta dentro de 2 semanas

Amazon no nos ingresará el dinero hasta que pasen 2 semanas, algo que puede ser fatídico para cualquier empresa semiseria. Tambien hay que decir, que hay cuentas a las que se les ingresa el dinero en 24 horas.

Competencia

La competencia es brutal, abismal, voraz y complicada, muyyyy complicada. Esto hay que recalcarlo porque este Marketplace se ha convertido en un portal paralelo a internet, en el que hay millones de usuarios, millones de vendedores y es muy complicado vender un producto cuando tienes 200 rivales a los que ganar.

La mayoría de vendedores externos son distribuidores o mayoristas, los que pueden ofrecer precios más competitivos que tiendas mas pequeñas. De hecho, uno de los problemas más grandes en este aspecto, es la empresa china que contrata una distribuidora en tu país y vende en calidad “Prime”.

Se necesita tiempo para las valoraciones

Amazon impone el deber de obtener valoraciones positivas para permanecer en su Marketplace como vendedor externo. Aquí surge un gran problema: no todo cliente valora todo lo que compra, por lo que tu producto puede caer en el redil de los “no valorados”. Sin valoraciones positivas no avanzamos.

Muchas empresas deciden pagar valoraciones a personas que no han comprado el producto, lo cual ha provocado que muchos usuarios no se las crean, pero eso les da igual a los vendedores externos: ellos quieren crecer dentro de Amazon.

Tus productos pueden quedar restringidos a la venta

Las marcas tienen mucha fuerza en esta empresa, por lo que pueden provocar que Amazon nos prohíba la venta de ciertos producto de alguna que otra marca. Las marcas se ponen en contacto con Amazon y les ordenan que los vendedores externos no puedan vender los productos de dichas marcas en la web.

Cuidado con esto porque frenarán nuestras ventas inmediatamente, en el caso de que vendamos productos de marcas conocidas, como pueden ser Xiaomi o Samsung.

Es una plataforma cara

Decimos que es una plataforma clara en todos los sentidos: tenemos que pagar una cuota mensual, una tarifa por cada venta y, si queremos su servicio de logística, su FBA o Amazon Fulfillment. Esto nos va a quitar mucho margen de beneficio, lo que se comerá nuestros ingresos.

Si las comparamos con eBay o AliExpress, aprieta muchísimo a sus vendedores externos, lo que proporciona unas condiciones bastante malas a los vendedores, los cuales no encuentran la rentabilidad necesaria y acaban abandonan el Marketplace.

Como veis, hay muchísimos inconvenientes que nos hacen descartar esta empresa para abrir una tienda online. Sin irnos de las plataformas, cualquier tienda online WooCommerce o Shopify bien configurada puede generar mucha más rentabilidad; eso sí, precisaremos más tiempo para confeccionar nuestra tienda.

Otros artículos que pueden ser interesantes para usted:

Cerrar menú